Censo genético canino: cómo es el proceso de recogida y análisis de heces

Seguro que si te has interesado, como vecino o como miembro de una corporación municipal, en el servicio de censo genético canino que ofrecemos desde ADN Canino, en algún momento te habrás preguntando cómo es el proceso de recolección y análisis de las heces de los canes. En ese caso, este post es para ti, porque vamos a explicarte de forma sencilla este procedimiento. Y cuando decimos “de forma sencilla” no es una manera de hablar, porque nuestro método es así también: sencillo.

Recogida de heces

Para la recogida de heces, desde ADN Canino realizamos un curso de formación a las personas designadas por el Ayuntamiento en cuestión para la tarea de toma de muestras, que suele ser realizada por un equipo formado por un operario de limpieza del ayuntamiento y un policía municipal. El primero es el encargado de utilizar nuestros kits de hisopos para la toma de muestras, mientras que el segundo se encarga de realizar el alta de la muestra en el software iGecan y levanta acta de la toma de muestra.

Los kits suministrados por ADN Canino para la recogida de heces son hisopos especiales para la toma de muestras. Estos hisopos deben pinchar la muestra o raspar por encima de ésta para recoger células epiteliales escamadas que se encuentran en la periferia de las heces y que son portadoras del ADN.

Los kits suministrados disponen de una solución que elimina bacterias y virus de la muestra al entrar en contacto con la misma. Esta acción bactericida y virocida favorece la obtención de secuencias de ADN mucho más completas y permite que la muestra (y más en concreto el ADN) no se degrade por la acción de las bacterias y virus que contienen las heces, lo que en última instancia es de gran ayuda para comparar el ADN de las heces recogidas con la base de datos de ADN de los perros censados en un municipio. 

Para el proceso de la toma de muestras, los operarios locales trabajan con un smartphone o Tablet, a través de los cuales dan de alta con su código identificador correspondiente cada muestra tomada en el sistema iGecan, nuestro software de gestión. A la muestra se le realiza también una fotografía desde el propio software, que con el tiempo nos permitirá realizar un mapa de heces.

Cómo se analizan las heces

Una vez recogidas e identificadas las muestras, éstas se trasladan al laboratorio en contenedores especiales y con un protocolo que garantiza la cadena de custodia. Gracias al conservante que contienen los kits suministrados este transporte se puede realizar sin necesidad de refrigeración y el ADN de las muestras puede conservarse a temperatura ambiente durante más de 5 meses.

Cuando las muestras ya han llegado al laboratorio, la primera tarea consiste en extraer el ADN de las mismas, para lo que en nuestro laboratorio contamos con un robot automatizado con capacidad para extraer ADN de casi 2.000 muestras al día. Una vez obtenido el ADN, procedemos a obtener la secuencia de ADN de cada muestra en un equipo secuenciador. Finalmente, la secuencia de ADN obtenida de las muestras de heces, se compara a través de un programa bioinformático con todas las secuencias de ADN de los perros que figuran en nuestra base de datos. Este proceso, precisamente, es el que nos dará finalmente el resultado de si una muestra de heces procede de un perro cuyo ADN figure en la base de datos.

Y esos resultados, ¿son fiables?, os estaréis preguntando. La respuesta es SÍ, así en mayúsculas. En caso de que 12 marcadores STR de una muestra de heces coincidan con esos mismos 12 marcadores STR de un perro de la base de datos, se puede decir que el porcentaje de probabilidad de que esa muestra de heces sea del perro que hemos identificado es superior al 99,9%.