Cinco ventajas que ofrece la herramienta iGecan de ADN Canino para la policía local

En los últimos meses hemos hablado largo y tendido de las ventajas de ADN Canino para los ayuntamientos, los vecinos y propietarios y los propios perros. Hoy queremos insistir en esas ventajas, pero nos vamos a centrar en un colectivo muy concreto: la policía local, que es una parte esencial para el éxito en la aplicación de nuestro Censo Genético Canino. Y es que nuestro software iGecan, una herramienta que junto con las nuevas técnicas en el desarrollo de la extracción del ADN es capaz de conciliar datos para la identificación de excrementos, ofrece cinco grandes ventajas para los agentes locales que os explicamos en este post:

1. La primera ventaja se deriva de nuestro mapa de heces, del que ya os hablamos largo y tendido en un post de este blog. Gracias a iGecan podemos crear un mapa de Google Maps, integrado en nuestra plataforma, que muestra la ubicación exacta dentro del municipio en la que se han recogido las muestras. Esa ubicación se marca en color verde cuando pertenece a un perro que está correctamente censado genéticamente en el municipio; y en color amarillo en caso contrario: es decir, cuando el excremento pertenece a un can cuyo dueño no ha cumplido la ordenanza municipal de registrarlo. El mapa de heces, por tanto, permite observar las zonas de mayor incidencia de heces sin recoger y detectar por qué zonas pasean los perros no censados con ADN, lo que a su vez permite a las autoridades locales y a la policía aumentar la presión o las campañas de concienciación en esos puntos estratégicos.

2. Los policías de un municipio en el que se ha instaurado el censo genético canino tienen acceso en todo momento a la aplicación de iGecan a través de su número de teléfono. Este dato aparentemente irrelevante tiene, sin embargo, una importancia crucial, ya esto permite a los policías locales realizar consultas en el mismo momento, sin necesidad de tener que volver a su despacho. Gracias a los filtros de la aplicación, los policías pueden buscar a un perro por su número de microchip o, incluso, por el nombre y los apellidos del propietario.

3. Muy relacionado con el punto anterior estaría el tercer beneficio. Y es que con una simple lectura de la chapa QR del perro (ya sea a la hora de hacer controles o en el caso de un perro perdido), los policías tienen acceso de forma inmediata a todos los datos necesarios del propietario.

4. Otra ventaja para la policía local (que refuerza todas las anteriores) es que la aplicación iGecan funciona en tiempo real. Esto quiere decir que en el mismo momento en que se registra un nuevo perro en el censo genético canino del municipio en cuestión, todos los policías tienen la información de forma instantánea en sus dispositivos.

5. Por último, cabe destacar que los agentes de la policía local tienen la opción de hacer anotaciones dentro de la ficha de cada perro, en un historial específico creado para la policía. Estas anotaciones pueden ser leídas por todos los miembros del cuerpo si inician sesión con su cuenta de policía. De esta manera se pueden registrar datos relativos al perro en cuestión, como si ha sido parado por la calle, si se ha perdido, etc.