Utiel consigue censar a más del 85% de la población canina para controlar y reducir las heces en la calle

Otro caso de éxito en la implantación de ADN Canino. Y ya van unos cuantos. El municipio valenciano de Utiel ha conseguido censar a una buena parte de su población canina: un total de 864 perros ya consta en el registro de ADN municipal implantado para reducir las heces en las calles y el abandono de mascotas. A finales de 2020, se abrió la fase de censo voluntario y ha conseguido que casi el 100% de la población canina esté censada.

La Policía Local del municipio ha realizado controles periódicos y solo el año pasado interpuso un total de 21 sanciones por no recoger las heces de los animales. También han sancionado a aquellas personas que no habían censado aún a su mascota. En ese sentido, se recuerda a quienes ya no tengan a su mascota, tienen la obligación de darla de baja, tanto en el RIVIA, a través de su clínica veterinaria, como en el censo municipal informando de ello a través del registro de entrada del Ayuntamiento.

Con el censo del ADN de los animales es posible identificar las heces abandonadas en las calles y sancionar a la persona responsable. Con esta medida, se ha conseguido reducir un 80 por ciento los excrementos de la via pública, unas 200 heces caninas diarias.

Durante la primera fase de implantación del servicio, del 19 de octubre al 31 de diciembre, se realizó la toma de muestras de saliva de las mascotas para que el laboratorio encargado de censar los animales, ADN Canino, pudiera obtener y conservar su información genética.

En esta línea, la información que recoge el ADN del perro permite identificar al propietario que no retire de la vía pública las heces de su perro, a quien lo abandona o maltrate o a mantener una información rigurosa de la población canina como medida de salud pública.

El registro del ADN canino en España

ADN Canino es la empresa valenciana que, en colaboración con colegios de veterinarios, ha implantado en España un sistema pionero de censo de mascotas a partir de su secuencia genética. Precisamente, el registro del ADN de los perros ya es una realidad en numerosos municipios españoles. Así, los más de 5 millones de perros que hay en España tendrían garantizado un seguimiento  más real, más eficaz y más actualizado que el que pueden ofrecer los chips con el que actualmente se controla su población.

Asimismo, el ADN canino es una medida complementaria a la incorporación del chip que registra la población de perros.